Últimas noticias globales

De Cínicos A Críticos

Por Santiago Mejía Dussan

 

Colombia, país sin raza ni memoria, en donde no existe la empatía, la comprensión ni el sentido humano crítico, donde somos controlados en un mundo retratado por Aldoux Huxley. Quizá sea falso y no entendemos bien qué es lo que pasa para que nuestro Estado esté como está, quizá todo lo que hemos vivido sea una mentira y estemos fuera del sistema, quizá no tengamos memorias porque nada nunca pasó; solo quizá los falsos positivos no existieron, la violencia bipartidista fue un engaño mediático, los abusos de la fuerza y de autoridad sean una paranoia de aquellos seres de oposición que desean desestabilizar el país para traer anarquía o, tal vez, quizá todo sea cierto y lo sepamos, pero no lo entendemos.

De manera curiosa, Colombia es uno de los Estados más viejos del mundo, a pesar de haberse fundado hace relativamente poco, también cargó una de las constituciones más completas y antiguas de la historia, aún más antigua que la estadounidense de 1787, teniendo en los recursos más antiguos de declaración de las Indias en su Carta Marga (conocidas como las Nuevas Leyes de 1542) que es unos de los ejemplares de más añejos del “protoconstitucionalismo” con índices constitucionalistas, en la época de la colonia Austria antes de los Borbones. Sin embargo, es extraño que en los gobiernos, en la agenda de obligaciones en la educación media no esté contemplado (o, al menos, hasta hace un par de meses) la materia de Historia de Colombia, llevando ahí unas preguntas clave: ¿Por qué deberíamos ver historia? ¿Es necesario saber que nuestros comportamientos contemporáneos son un reflejo de nuestro comportamiento/necesidades coloniales y postcoloniales? ¿Es necesario comprender las diferentes revoluciones de manera crítica por fuera de la historia convencional? ¿Acaso nos importa saber por qué razón surgieron las guerrillas y las AUC en nuestro territorio? ¿Nos es relevante entender todo esto? Pues tal parece que no, que toda esta información es completamente innecesaria e inútil o, al menos, eso es lo que nos quieren hacer creer quienes deciden qué debemos ver o no.

EL TREN

PERIÓDICO ESCOLAR

LICEO TALLER SAN MIGUEL